Todas nuestras piezas están realizadas en materiales de máxima calidad y siguen un proceso de fabricación industrial o artesanal en el que se aplican diferentes baños de color para aportar brillo y preservar la pieza por mayor tiempo. A continuación, os damos unas recomendaciones que podéis seguir para que vuestras joyas luzcan como el primer día:

  1. Evitar el uso directo de las joyas sobre productos químicos o ácidos como colonias, perfumes, jabones, cremas o aceites.
  2. En la medida de lo posible, evitar golpes o roces contra superficies que puedan dañar las superficies de las joyas.
  3. Tratar de guardar las joyas siempre por separado para que no se rocen unas con otras, cubiertas con un paño o plástico, evitando la oxidación de las piezas.

Limpieza de joyas de plata

Basta con pasar un paño o una gamuza especial para limpiar la plata. También se pueden limpiar con agua y jabón pH Neutro sobre la joya para eliminar la posible suciedad que la pieza pueda contener. Con el paso del tiempo los baños pueden perder brillo y su color inicial. En estos casos, se puede volver a realizar el proceso de baño inicial sobre la pieza.

Si necesitas realizar un nuevo baño de oro a tu joya para que brille como el primer día, acércate a cualquiera de nuestras tiendas y te asesoraremos de cómo restaurarlas.

Limpieza de joyas de oro

Basta con pasar un paño o una gamuza no abrasiva especial para eliminar la posible suciedad que la pieza pueda contener.

Limpieza de joyas con perla

No se deben limpiar con productos químicos o abrasivos ya que dañarían la perla. Pasar un paño humedecido en agua para quitar la suciedad.